REACCIONES DEL ÁCIDO CLORHÍDRICO » Precauciones al usarlo

El ácido clorhídrico, es un ácido que tiene un gran poder corrosivo y puede provocar daños considerables a nuestra salud. Es una dilución en líquido del gas conocido como cloruro de hidrógeno o HCL. Es una sustancia utilizada en muchos ámbitos de nuestra vida y está presente, inclusive, dentro de nuestro organismo. Necesitas conocer y prevenir las reacciones del ácido clorhídrico. Y las que puede producir si entra en contacto con tu piel o tus ojos.

Este ácido se conoce por una variedad de denominaciones. Dependiendo del lugar y época en la que te ubiques. Desde hace mucho tiempo, se ha ido recreando la manera de llamarlo e igualmente, ha recibido esa multiplicidad de nombres. En el medioevo, el ácido clorhídrico ya era famoso entre los alquimistas del continente europeo. Le llamaban espíritu de sal. Hoy lo encuentras como ácido muriático (su identificación comercial). Ácido marino o ácido de sal.

¿Qué es el ácido clorhídrico?

Es un gas incoloro, o ligeramente amarillento a temperatura ambiente. Que posee un olor muy irritante y asfixiante. Cuando es expuesto al aire, el ácido clorhídrico produce densos vapores cáusticos de coloración blancuzca. Como en toda sustancia de este tipo, cuando hablamos del ácido clorhídrico. Lo importante es el porcentaje de su concentración. Por ejemplo, una solución altamente concentrada del ácido clorhídrico, puede llegar a matar una persona.

reacciones del ácido clorhídrico natural

A pesar de esa toxicidad, igualmente se utiliza el ácido clorhídrico para muchas aplicaciones. Que guardan relación con nuestra cotidianidad. Por ejemplo, se le encuentra asociado o incluido en: productos de limpieza, líquidos para curtir, limpiar y revestir metales, etc. Asimismo, se le utiliza en la elaboración y depuración de una muy variada cantidad de otros productos.

Entre los siglos XVIII y XIX, en Europa se desarrolló un procedimiento que condujo a la producción industrial del ácido. Este proceso se iniciaba con la producción de sosa usando ácido sulfúrico. Así como carbón y cal para su obtención. El cloruro de hidrógeno, que era un producto residual de este proceso, era desechado en el ambiente. Por ley, se exigió a los productores disolver ese gas en agua. ¿El resultado?, ácido clorhídrico a nivel industrial.

A inicios del siglo XX, éste ácido ya era un químico utilizado de manera frecuente con múltiples propósitos. Su valor comercial hizo que se desarrollara nuevos procesos para su obtención. Procedimientos que se utilizan hasta hoy. Actualmente, la mayoría del ácido clorhídrico se obtiene a partir de la fabricación industrial de agregados orgánicos.

Reacciones del ácido clorhídrico

Como ya te advertimos, al manipular el ácido clorhídrico, es muy importante guardar algunas precauciones. Así que debes recordar su peligrosidad. Si su concentración es alta, puede causar serios daños a la piel y los ojos. Sus gases pueden causarte sensación de asfixia e irritación en la garganta. También en los pulmones. Cuando su concentración es baja, puede ser utilizado para reducir el pH del agua de las piscinas.

Nuestro tracto digestivo tiene una serie de elementos que constituyen el llamado microbioma intestinal. Este, es la totalidad de microorganismos activos que están contenidos. Y actúan en el tubo digestivo y el tracto genitourinario. Igualmente, se le puede encontrar en la cavidad bucal, la nariz, la faringe, el aparato respiratorio y la piel. Es imprescindible para un adecuado desarrollo del cuerpo, de su capacidad inmunológica y para su nutrición.

reacciones del ácido clorhídrico industrial

Sus modificaciones pudieran ayudar a explicar, en cierta medida, algunas enfermedades como la obesidad y el asma. Una exposición acentuada al ácido clorhídrico provoca una reducción del pH. Y la desaparición del microbioma y los tejidos gastrointestinales.

Otras reacciones de esta sustancia

El ácido clorhídrico, como resultado de las reacciones químicas que produce, puede remover manchas producidas por óxidos. Así como también, pinturas y cal. Esas reacciones llegan a crear sustancias que son solubles en agua y. Por esta transformación, pueden ser fácilmente eliminadas. El procedimiento consistiría, sencillamente, en cubrir el objeto con el ácido y. Sin frotarlo, dejarlo actuar por un breve tiempo.